Es conocido el déficit energético que históricamente ha sufrido China y los apagones que de manera reiterada afectan tanto a su población como a la industria. Es de esperar que con el mayor desarrollo y la consecuente llegada de la electricidad a las zonas más remotas del país estas carestías enérgeticas se sigan produciendo e incluso aumenten.

La presa de las Tres Gargantas es el megaproyecto que fue ideado en tiempos de Sun Yat-sen para poner fin a los problemas de suministro energético aunque el convulso siglo que sufrió China con guerras y revoluciones de todo tipo impidió que las obras no se pusieran en marcha hasta Diciembre de 1994. La presa de las Tres Gargantas no puede ser la panácea y China debe promover el uso de otras fuertes de energías renovables y limpias para mantener sus ritmos de crecimiento económico sin menoscabar el Medio Ambiente.

El proyecto es una de las mayores obras de ingeniería de los tiempos modernos y sus cifras asustan. 2.335 metros de muro por 185 metros de altura que deben contener una presión de 39. 300 millones de metros cúbicos . Para lo cual se han utilizado 28 millones de metros cúbicos de hormigón y 463.000 toneladas métricas de acero. Hay otras cifras que también asustan, como son los años de ejecución de la obra y el número de operarios fallecidos si bien estos datos son más díficiles de conocer.

La presa está ubicada sobre el Río Yangtzé en el interior del país, relativamente cerca de Chongqing. Se dice que las Tres Gargantas es la mayor construcción en China desde los tiempos de la Gran Muralla y la presa está llamada a convertirse en otro símbolo de la nueva China a pesar de su impacto ambiental y de las consecuencias negativas para parte de la población desplazada. Dentro y fuera de China existen voces discordantes que cuestionan el proyecto pero la cinta ya está preparada y el champagne puesto a enfriar.

Photograph by James Whitlow Delano

3gorges.jpg