Es verdad que el parque automovilístico ha aumentado considerablemente en China en los últimos años, e incluso se dice que pronto los coches “made in China” recorreran las carreteras europeas pero de momento, todavía no se ha inventado el utilitario con inodoro incorporado. Para las emergencias siempre habrá un baño cabina, la comodidad de un centro comercial o para casos extremos, la cuneta.

La noticia hace referencia a los conductores de Pekín que se han quejado porque en las placas de sus vehículos aparecen las letras WC y ante el temor de ser estigmatizados como apestosos han pedido a la autoridad competente, un poco de comprensión y que les libre de tan molesta sospecha. El ministro del ramo, no precisamente Kito Kakita que ese era japonés, ya ha dicho que las placas se quedan. Así que los pobres conductores que hayan salido mal parados en la asignación de letras, deberán resignarse a tener un coche con WC y quién sabe si a sufrir los envites de algún viandante en apuros.

No sé a qué viene tanto revuelo si en Madrid y en Barcelona, 9999 conductores lucieron las letras KK en sus vehículos y no pasó nada.

banos-publicos.jpg