china.jpg

Viajar a China es realmente una bonita experiencia y es de hecho un viaje muy especial para los que nunca han viajado hasta Asia, sobre todo porque las costumbres son diferentes y la forma de ser también. China es un país en el que por ejemplo no son personas muy habladoras con extraños y también son muy reservadas para hablar de ciertos temas personales, así como temas sentimentales y mucho menos de política. Si tienes la ocasión de hablar con un chino, mejor evitar a priori estos temas.

Es también un país donde la tranquilidad y la paciencia son cosas fundamentales y por lo tanto debemos estar muy tranquilos durante nuestro viaje, porque estamos de vacaciones y lo mejor es disfrutar tranquilamente de todo lo que podamos hacer y ver en China, un lugar especialmente sugerente. Todo es cuestión de poder comportarse de una manera similar a los chinos y poder ser lo más educados posible dentro de su cultura y pensamiento que ellos tienen.

Tener la suerte de conocer a alguien de China es algo que no suele suceder todos los días y que te permite poder entrar en una casa china, algo que es muy interesante y que al mismo tiempo te obliga de alguna manera a poder ofrecer algo cuando te inviten, sobre todo poder llevar un poco de té, así como dulces, frutas y demás cosas que se pueden llevar para poder agradecer la invitación. Lo cierto es que China es un país por descubrir y completamente diferente a otros países fuera de Asia.

Foto|Timeinc