En China, hay que tener mucho cuidado cuando nos dirigimos a un habitante chino, ya sea en inglés o en chino. Los chinos suelen ser personas muy inexpresivas cuando hablan, no mueven mucho su cuerpo y por supuesto las manos las dejan quietas. Esto contrasta totalmente con países como por ejemplo España, en el que la mayoría de personas mueven las manos, hablan alto y se expresan mucho con la cara.

chino.jpg

Esto puede suponer que la persona con la que hables creas que eres un grosero y poco considerado, ya que ellos entienden que los gestos que haces con las manos no son buenos, por lo que deben ser evitados, debido a que los chinos no los usan en ningún momento para apoyarse y haciendo referencia a lo que están diciendo.

Es complicado evitar mover las manos cuando hablamos, porque lo hacemos muy a menudo, pero sería interesante que en China no te mirasen mal por hacer ese tipo de gestos, que a ellos no le sientan muy bien y lo consideran de mala educación. Todo gesto que no sea el de hablar de manera normal, está fuera de lugar para la sociedad china, que tiene unos modales estrictos para comportarse en este sentido.