Cuando vamos a algún sitio siempre hay que tener mucho ojo con algunos aspectos. En China un curioso aspecto que os voy a comentar para que lo tengan en cuenta es la cantidad de monjes que nos encontramos por las calles y que nos sorprenderán verlos por todos lados. No todo lo que reluce es oro ya que no todos esos monjes son monjes de verdad ya que como en todos sitios hay personas que intentan hacerse pasar por lo que no son aunque ese detalles para el turista no siempre lo suele ver.

limonasta.jpg

Estos falsos monjes lo que intentan no es robarnos ni mucho menos ya que se ponen a pedir por las calles en busca de alguna limosma por compasión de las gentes que pasen por allí y desde luego de los turistas ya que los habitantes saben que esos no son monjes de verdad. Tengan en cuenta que un monje de verdad no pide limosna en las calles por lo que son fácilmente reconocibles a la vista de una persona que sepa este sencillo detalle.

Son personas además que no se conforman si les dices que no le das nada ya que hay experiencias de muchas personas que dicen que cuando no le damos limosna a estas personas nos insultan y nos gritan por lo que es mejor ignorarles y pasar de ellas. Desde luego hay personajes de este tipo en todos los lugares y ciudades de la China ya que intentan ganar un dinero a costa de que la gente piense que son monjes.

Ahora ya lo sabe y si pretenden visitar China tengan en cuenta este aspecto ya que es siempre interesante saber que existen estas personas que se hacen pasar por monjes verdaderos cuando no tienen nada de monjes.