Hace años, cuando China no era más que una mancha borrosa en el mapa mundi para mi, vi un programa sobre viajes de la BBC, Pilot Guides. En él, la presentadora coge la mochila y marcha a algún país perdido de la mano de Dios o no tanto con la excusa de mezclarlse con los lugareños, de comer lo que haga falta o simplemente a llamar la atención cuanto más, mejor. Creo que la Sexta hace ahora algo parecido, lo cual demuestra que España sigue a la vanguardia en cuanto a producción televisiva.

El caso es que aquel viernes por la tarde, Megan McCormick que así es como se llama la intrépida presentadora estaba recorriendo China central y yo mientras contemplaba a la guiri esforzarse por hacerse entender entre los chinos y meterse en la boca todo tipo de cosas raras, pensé: “!Qué chungo debe ser estar en China!”. Aquel programa se rodó en el año 2000 y desde entonces, mucho ha llovido en China y en mi vida aunque la imagen de aquel barco surcando el Río Yangtze desde Wuhan a Chongqing quedó grabada en mi memoria.

Hoy en día, el crucero por el Yangtze está bastante popularizado tanto entre chinos como extranjeros. Infinidad de agencias ofrecen la posibilidad de navegar el famoso río por tres o cuatro días a precios que oscilan entre los 300 y 650 dólares dependiendo del barco y de la temporada y en otras ocasiones el crucero se integra en itinerarios más completos de varias semanas.

Se desconoce el impacto comercial que el video de Pilot Guides pudo generar en la industria de los cruceros en China. Cualquier tipo de promoción siempre es bien recibida deben pensar los empresarios de este competitivo sector que venden uno de sus barcos, el East King, como el que eligió Bill Gates para explorar el Yangtze y si Mr. Windows se aventuró en el East King porque no ibas a hacer tu lo mismo.

yangtze-cruise.jpg